La Airef insta a revisar los beneficios fiscales de Socimis, Sicav y alquileres, y el IVA reducido

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) ha detectado que los beneficios fiscales, en forma de reducciones, desgravaciones y otras facilidades que permiten la reducción en el pago de impuestos, esconden ineficiencias que podrían permitir al Estado elevar la recaudación tributaria eliminando o modulando algunas. Como resultado, el organismo fiscalizador insta a revisar los beneficios fiscales de Socimis y Sicav; alquileres, IVA reducido y tributación conjunta; así como a modificar las ventajas asociadas a los planes privados de pensiones en el marco del Pacto de Toledo.

Esta es la principal conclusión que el organismo presidido por Cristina Herrero ha incluido en el primero de los informes de su segunda tanda de revisión de los recursos públicos, los spending reviews, acordados con la Unión Europea y que el Ministerio de Hacienda prevé ir incorporando en el diseño de las cuentas públicas.

Este segundo paquete de informes analiza cuatro capítulos por valor de 51.000 millones de euros, equivalentes al 4% del PIB español, centrándose el primero de los análisis en 13 beneficios fiscales que rebajan la recaudación de IRPF, IVA, Sociedades o Impuestos Especiales en 35.000 millones de euros anuales. Este montante equivale al 60% del total d beneficios fiscales existentes en España actualmente.

En materia del IRPF se analizan seis beneficios, por 8.391 millones (el 61% del total): la reducción por tributación conjunta (2.392 millones); reducción por aportaciones a sistemas de previsión social (1.643 millones); la reducción por rendimientos del trabajo (1.139 millones); la reducción por arrendamiento de viviendas (1.039 millones); la deducción por donativos (469 millones); las deducciones sociales por maternidad, discapacidad o familia numerosa (1.708 millones).

En IVA en Impuestos Especiales se abordan beneficios por 25.183 millones, el 58% del total: los tipos reducidos del 4% y el 10% (17.787 millones); la exención de educación y sanidad (3.457 millones); la exención de servicios financieros (2.777 millones); y los tipos reducidos de hidrocarburos (1.162 millones). En Sociedades, se revisan 674 millones en beneficios, el 20% del total, incluyendo los tipos reducidos para Sicav y Socimis (323 millones); la deducción por donativos (107 millones); la deducción por inversión en I+D+i.

La Airef recuerda que los beneficios fiscales son una fórmula de impulsar políticas públicas y que, por tanto, deben ser modulados o suprimidos si dejan de lograr los objetivos buscados o producen efectos indeseados. Como resultado, la Airef concluye que no cumplen su objetivo la reducción por aportaciones al sistema de previsión social; consideran que cumplen su objetivo, pero deben ser revisados los beneficios por tributación conjunta, por rendimientos del trabajo y por arrendamiento de viviendas, en IRPF, o los tipos reducidos del 4% y el 10% en el IVA. El informe no extrae conclusiones concluyentes en el caso de los tipos especiales para Sicav y Socimis, pero incluye este beneficio en el bloque anterior, para el que presentan propuestas de modificación.

(Cinco Días, 23-07-2020)