El 40% de las horas trabajadas durante la pandemia en la UE se hicieron desde casa

El último informe Vida, trabajo y Covid-19 elaborado por la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo (Eurofound), indica que aproximadamente el 40% de todas las horas remuneradas trabajadas por los empleados en la Unión Europea durante la pandemia se realizaron desde las casas de los trabajadores.

Este organismo comunitario que ha elaborado el informe y del que forman parte los Gobiernos europeos, los empresarios y sindicatos y la Comisión Europea, tiene como cometido ofrecer información y datos que utilizan los legisladores para diseñar políticas sociales y en materia de empleo.

En ese sentido el nuevo y exhaustivo trabajo sobre las condiciones de vida durante la pandemia concluye que “el teletrabajo ha pasado de ser un asunto de organización laboral, a una cuestión social y económicamente más amplia, con potencial para repoblar zonas rurales debido a que permite que los trabajadores estén menos atados a los núcleos urbanos en toda Europa”.

Cuando se analizan las respuestas sobre el lugar de trabajo, Bélgica tenía la tasa más alta de empleados que trabajaban desde su casa, con más de la mitad de los encuestados (52%) que indicaron que trabajaban desde su casa exclusivamente durante la pandemia, y solo un 24% que en el centro de trabajo. Las tasas de teletrabajo exclusivo desde el hogar también fueron altas en Irlanda (47%), Italia (47%), España (45%) y Francia (43%). Estas elevadas tasas son particularmente notables si se tienen en cuenta las bajas tasas de teletrabajo, incluso ocasional, en la mayoría de los Estados miembros antes de la crisis. En el caso de España, por ejemplo, antes de esta crisis sanitaria apenas el 3,5% de los trabajadores decían que habían teletrabajado.

Aunque pese a la pandemia hubo otros países europeos con tasas de teletrabajo comparativamente más bajas como Croacia (19%), Polonia (21%) u Holanda (23%) y Suecia (24%), donde se cerraron menos centros de trabajo.

Esta investigación también ha puesto de manifiesto deficiencias en la adopción masiva del teletrabajo en toda Europa. Así el documento indica que menos de la mitad (47%) de los teletrabajadores reconocieron que su empleador había suministrado el equipo necesario para trabajar desde casa. Aquí destaca negativamente España por ser el país europeo donde menos teletrabajadores tenían recursos facilitados por su empleador, solo el 37% frente al caso de Finlandia, donde más se facilitaban los medios a los empleados (al 66%).

Esta entrega de los equipos por parte de las empresas se ha tenido que hacer en muchas ocasiones en un tiempo récord ya que, según este estudio, casi la mitad de los teletrabajadores (46%) no habían realizado su actividad desde casa nunca antes.

Dicho esto, otra de las características que destaca este estudio es que, en general, los encuestados que han teletrabajado durante la pandemia o lo siguen haciendo “suelen ser relativamente privilegiados, como lo demuestran los altos niveles de cualificación educativa y la resistencia económica”. Según sus datos, más del 60% de los trabajadores de la enseñanza, de los servicios financieros o de la administración pública teletrabajaron en la UE durante la pandemia.

A lo largo de las 80 páginas de este trabajo sus autores reiteran en varias ocasiones que España es, sin duda, uno de los países más castigados por la crisis sanitaria y económica.

(Cinco Días, 02-10-2020)