Portada » Autónomos » Retención en factura o modelo trimestral

Esta semana comentamos otra gran duda que tienen los empresarios individuales autónomos a la hora de cumplir con sus obligaciones fiscales.

Una de las obligaciones del autónomo, además de declarar el IVA, es realizar los pagos a cuenta del IRPF personal, o también conocida como el pago de las retenciones.

Muchos autónomos, cuando están realizando las gestiones para realizar el alta de la actividad económica y se dirigen a la AEAT o buscan en foros, tienen dudas a la hora de saber de qué manera deben cumplir con esta obligación formal. Algunos olvidan marcar la casilla correspondiente para presentar el modelo 130 o 131 que es el que se debe utilizar para realizar el pago a cuenta del IRPF, y otros autónomos lo marcan sin saber que no están obligados ya que pueden realizar las retenciones directamente en las facturas.

La diferencia entre estar obligado a realizar la retención en factura o estar obligado a presentar el modelo 130 es sustancial, y tiene su importancia porque afecta directamente a la tesorería que van a manejar hasta la regularización del impuesto el año siguiente, es decir, es un tema financiero. Veamos un ejemplo:

La retención en factura puede ser de un 7%, si se trata del inicio de la actividad, o de un 15%, como norma general, sobre el importe bruto de las facturas que realizamos, cuando el destinatario es un empresario o profesional, no llevando retención si el destinatario de la factura es un consumidor final.

1.000€ – 15% = 850€ (retenciones 150€) por cada factura.

Retención trimestral 450€

En cambio, si se está obligado a presentar el modelo 130 la retención será del 20% del Rendimiento neto acumulado del ejercicio teniendo en cuenta que los autónomos que estén en el sistema de estimación directa simplificada gozarán de una deducción del 5% por gastos de difícil justificación.

3.000€ (1.000€ cada mes) – 825€ (autónomo trimestre) – 5% (gastos dif. Justificación) =  2.066,25€ x 20% = 413,25€ Retención trimestral

El obligado tributario debe saber que para retener en factura debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Debe realizar una actividad profesional (sección 2ª tarifas IAE).
  • Debe facturar más del 80% de sus ingresos a empresarios o profesionales.

En caso de que no cumpla alguna de esos dos requisitos, estará obligado a presentar la declaración trimestral del modelo 130 (estimación directa) o 131 (estimación objetiva).

Por último, cabe mencionar dos cosas importantes:

  1. Las dos modalidades de retención podrían estar combinadas en algunos casos, es decir, podría un autónomo tener que presentar el modelo 130 a pesar de estar reteniendo en facturas.
  2. Puede ser, en casos específicos, que a pesar de cumplir con los requisitos que se han mencionado anteriormente para poder practicar la retención en factura, no sea posible ésta, lo que daría lugar a tener obligación de presentar el modelo 130. Esto puede pasar por ejemplo, si el receptor de la factura, a pesar de ser un empresario o profesional, no se encuentra establecido en España.

¿Te ha gustado este artículo?

Compártelo en redes sociales y ayúdanos a que llegue a más gente.

Si no quieres perderte nuestros próximos artículos, suscríbete a nuestro newsletter y los recibirás directamente en tu email

Somos tu gestoría de confianza en Sant Cugat. ¿Necesitas Ayuda?