Pymes y emprendedores se decantan por el outsourcing

Optimización de costes, flexibilidad y aumento de la competitividad son las principales razones por las que PYMES y emprendedores externalizan, cada vez con más frecuencia, actividades de sus empresas. Aprovechar la experiencia de profesionales especializados que aportan soluciones para mejorar el funcionamiento de una empresa o de una actividad a un precio competitivo es el principal objetivo que PYMES y emprendedores se plantean lograr cuando externalizan alguna de las actividades de sus compañías.

El outsourcing permite delegar la gestión de ciertas funciones a un tercero especializado que mejora un determinado servicio. Esto, según los expertos, incide positivamente en el rendimiento del negocio, en la calidad del proceso que se externaliza, en la transformación de costes fijos en variables y en el desarrollo estratégico frente a otras compañías del sector. Todo ello, con un ahorro de más del 50 por ciento respecto a si estos servicios se desarrollan dentro de la empresa por personal contratado.

“El outsourcing, en nuestro caso el jurídico, ofrece la posibilidad de acceder a servicios especializados a un coste razonable y asumible. Es impensable para una pyme o para un emprendedor incorporar a la plantilla de su empresa a abogados especializados con un mínimo de diez años de experiencia en un área concreta. Esto les supondría un problema de costes. Además, no sería útil ya que no precisan un volumen de asesoramiento en cada área que justifique la internalización de esos perfiles”, asegura Ángeles Pellón, socia del despacho Vivas y Pellón Abogados, que presta servicios de outsourcing jurídico.

(El Mundo, 07-04-2015)