El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tenía la intención de anunciar junto a las patronales y los sindicatos el acuerdo por el cuál se otorgará una renta de 399 euros para los desempleados sin ningún ingreso. No obstante, las negociaciones siguen abiertas pues UGT y CC.OO. no acaban de dar luz verdes a los requisitos para esta nueva paga.

Los secretarios generales de ambos sindicatos consideran que la última propuesta de las condiciones del nuevo programa de rentas para parados y reactivación del empleo hecha por el Gobierno “son muy insuficiente”. Fuentes sindicales, apuntan que o Rajoy varía su propuesta o los líderes sindicales no darán hoy su apoyo. De 200.000 a 300.000 desempleados podrían verse afectados si no se llega a un acuerdo de mínimos que satisfaga a todas las partes.

Las principales discrepancias entre los sindicatos y el Empleo radican, sobre todo, en las condiciones de acceso a la ayuda, la duración del programa, y el tipo de cobertura del proyecto. El Gobierno quiere ser muy exigente a la hora de conceder la ayuda, para lo que pretende requerir que sus beneficiarios sean parados de larga duración (más de un año desempleados), hayan agotado las prestaciones y subsidios a los que tienen derecho, tengan cargas familiares y, sobre todo, lleven al menos un año sin cobrar ayudas públicas. Pero los sindicatos ven las dos últimas propuestas demasiado exigentes y creen que si tuvieran que cumplirse dejarían fuera a la inmensa mayoría de los 1,8 millones de parados de larga duración que existen en la actualidad.

 

(Cinco Días, 04-12-2014)