La prórroga se produce después de que las eléctricas se quejaran de la complejidad técnica de adaptarse a los sistemas de facturación. Algunas de las eléctricas calcularon que la adaptación podría llevar año y medio, y señalaron que en muchos de los contadores digitales ya instalados será necesario realizar reprogramaciones y adaptaciones. Nuestro gobierno quiere adaptarlo de todas maneras aunque haya errores.

 

(El País, 11/03/14)12