Aunque el proyecto de Suministro Inmediato de Información ha quedado suspendido temporalmente, es un ejemplo más de hacia dónde se dirigen las tendencias de las autoridades fiscales. Las nuevas tecnologías han facilitado que las Administraciones tributarias tengan cada vez mayor conocimiento de los ciudadanos y las empresas y accedan de forma automática a más datos. La Agencia tributara cuenta hoy con más de 800 fuentes de información distintas y almacena millones de datos de los contribuyentes.

Con el programa de Suministro Inmediato de Información, Hacienda hubiera manejado una herramienta adicional para mejorar la lucha contra el fraude y detectar prácticas fraudulentas, como el software de doble uso, que son programas informáticos que permiten la ocultación de ventas. El Suministro Inmediato de Información también buscaba facilitar el cumplimiento voluntario y la idea de la Agencia Tributaria era elaborar, como ya sucede con el IRPF, un borrador de la declaración del IVA.

Durante la legislatura anterior se aprobaron otras medidas para aumentar la información de Hacienda. Por ejemplo, se estableció la obligación de declarar los bienes en el extranjero y se impuso un duro régimen sancionador. También se han firmado multitud de convenios de doble imposición con históricos paraísos fiscales.

Siguiendo las recomendaciones del proyecto BEPS de la OCDE, que lucha contra la erosión fiscal y la planificación tributaria agresiva, el Ejecutivo obligará a las multinacionales a presentar el llamado informe país por país, que incluirá información sobre la actividad de la empresa en los países en los que tiene actividad.

(Cinco Días, 10-02-2016)