Un total de 145 entidades del sector público catalán empezaron ayer a pagar todos los impuestos, incluidos los estatales, en la Agencia Tributaria de Cataluña (ATC). Fuentes del departamento de Economía de la Generalitat han asegurado que, desde ayer la Agencia Tributaria de Cataluña, embrión de la Hacienda catalana que quiere construir el Govern, centraliza el pago al Estado del IRPF, el IVA y el Impuesto sobre Sociedades correspondiente a estas empresas públicas u organismos autónomos.

Las empresas públicas de la Generalitat han recibido a lo largo del verano una comunicación de la Generalitat en la que se les insta a firmar un Convenio con la ATC por el que pasan a ingresarle las retenciones del IRPF de sus trabajadores, el IVA y Sociedades, además de los impuestos propios. Fuentes conocedoras del proceso aseguran que de las 500 empresas que conforman el Registro de empresas de la Generalitat muchas no habían firmado, pero otras sí lo habían hecho.

El citado Convenio se ha remitido a las entidades públicas con sus respectivos nombres y el de sus máximos directivos incluidos, es decir, como formulario ya preparado para que el responsable de la empresa en cuestión se limite a firmar. La Generalitat explica que el Acuerdo de Gobierno del 25 de abril de 2017, que crea el Programa de homogeneización de procesos y mecanismos internos de tramitación de tributos y de cotizaciones sociales, es “de aplicación directa a las entidades del sector público de la Generalitat”.

Según el Govern, estos 145 entes, de un total de 174 que conforman el sector público catalán con mayor participación de la Generalitat, ya han suscrito el convenio correspondiente con la ATC para autorizarle a realizar estos servicios tributarios en su nombre, según las mismas fuentes.

Se trata de un proceso que empezó a implantarse en el sector público catalán en julio, cuando la propia ATC, el Incasòl, Infraestructures.cat (la antigua Gisa) y la Agencia Catalana de la Juventud centralizaron en la Agencia Tributaria de Cataluña el pago de estos impuestos estatales.

Este proyecto ya estaba en septiembre plenamente operativo, asegura el Govern, en 24 entes públicos, en concreto en la Agencia de la Vivienda de Cataluña, en el Hospital Clínic, en el Idescat o bien en la Agencia de Residuos de Cataluña, entre otros.

Este servicio también se ha ofrecido a aquellas empresas públicas en las que la Generalitat tiene una participación minoritaria, a los entes locales o a las universidades. Más de la mitad de las empresas del sector público tienen participación mayoritaria o paritaria de la Generalitat, pero la presión se dirige también a 200 empresas con capital privado.

La fórmula que pretende poner en marcha el Govern es la siguiente: “La ATC asume las funciones de presentación y/o pago telemático de las declaraciones, autoliquidaciones y declaraciones informativas, así como la realización de otros trámites tributarios relativos a los tributos gestionados por la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT)”. Las empresas deberán ingresar en la Agencia Tributaria Catalana sus declaraciones con una antelación mínima de cinco días hábiles anteriores a la finalización del plazo normativo de la AEAT.

(Expansión, 03-10-2017)