La reducción tributaria para las rentas más bajas hoy se sitúa en el 24,75% se ubicará por debajo del 24%, el gravamen máximo del 52% bajará hasta el entorno del 47%-48%.

Los autónomos que tributan por el IRPF también recibirán buenas noticias. En septiembre de 2012, el Ejecutivo elevó del 15% al 21% la retención que sufren los trabajadores por cuenta propia. A partir del próximo año, el gravamen bajará al 19% y se establecerá un gravamen inferior para los autónomos con menor renta.

El tipo general del impuesto sobre sociedades pasará del 30% al 25% en dos años

 

(Cinco Días, 20-06-2014)