La Seguridad Social registró un déficit de 5.721,48 millones de euros hasta el 31 de julio (el 0,51 % del PIB), un 29,34 % superior al alcanzado en el mismo periodo de 2015, que fue de 4.423,58 millones, según los datos de ejecución del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Este saldo negativo es consecuencia de unos ingresos de 74.021,33 millones de euros y unos gastos de 79.742 millones.

En términos de caja, la recaudación líquida del sistema alcanzó los 72.128,29 millones y los pagos, los 79.605,11 millones.

Del volumen total de ingresos, el 91,63 % correspondieron a entidades gestoras y servicios comunes de la Seguridad Social y el 8,37 % restante a las mutuas colaboradoras.

(Expansión, 01-09-2016)