¿Puede Hacienda imponer sanciones si un contribuyente tributa menos de lo que le corresponde por confirmar un borrador incompleto o por guiarse por unos datos fiscales con carencias para la declaración de la renta?

La Agencia Tributaria así lo estima y el Ministerio de Hacienda insiste en que el borrador o los datos fiscales suponen una mera ayuda para el contribuyente, que tiene el deber de verificar todos los datos y la responsabilidad de que su declaración del IRPF sea completa. No obstante, un juez estima la necesidad de motivar por parte de Hacienda si ha existido negligencia expresa.

La Ley General Tributaria señala que “son infracciones tributarias las acciones u omisiones dolosas o culposas con cualquier grado de negligencia que estén tipificadas y sancionadas como tales en esta u otra ley”. Es decir, para que exista multa no es necesario que el contribuyente tenga la voluntad de defraudar, basta que incumpla la legislación con “cualquier grado de negligencia”. Así, prácticamente todo error es susceptible de acabar en una sanción automática y que, muchas veces, Hacienda no motiva.

Sin embargo, una reciente sentencia del Tribunal de Justicia de Castilla y León cuestiona esta forma de proceder. El caso se origina a raíz de una sanción a un particular que, ciñéndose a los datos fiscales enviados por Hacienda, tributó menos de lo debido por una venta en el IRPF. El juez anuló la multa porque la administración no argumentó la culpabilidad. “Si el contribuyente se apoya en la previa actuación de la Agencia Tributaria, es evidente que actúa con diligencia y cuidado y será preciso, más allá del derecho –y la obligación– de revisar las declaraciones por la administración, explicar la razón de que, pese a seguir sus indicaciones, el contribuyente actuó de forma negligente o dolosa”.

La sentencia no impide que la Agencia Tributaria sancione a un obligado tributario que recogió en su declaración los datos fiscales remitidos por la propia Administración, sin embargo, exige que en estos casos, se motive de forma mucho más intensa la existencia de una actitud negligente.

(Cinco Días, 11-06-2015)